COMO SENTIRSE JOVEN SIN IMPORTAR LA EDAD

por | May 8, 2020 | +45 master, Curiosidades, Salud | 0 Comentarios

¿Cómo puede ser esto? ¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo experimentar esta sensación?

Estas preguntas, nos las llevamos haciendo desde que el hombre es hombre, me refiero al hombre como especie y la mujer, claro está, junto con quiénes somos y a dónde vamos. 

 La naturaleza nos juega una mala pasada. Cuando sabemos cómo disfrutar, lo que queremos y lo que no, y tenemos una estabilidad económica, nuestro cuerpo nos dice que no puede. No le hagas caso, es mentira. Sí puede, pero vivimos en una sociedad donde el mínimo esfuerzo está tan arraigado en nosotros, que no vemos más allá.

BARRERAS POR EDAD

Aquí,  te voy a explicar las barreras físicas con las que te vas a encontrar, dependiendo de la edad que tengas. Sí, digo barreras, porque limitaciones son las que no podemos saltarnos, pero las barreras las podemos romper.  Y cuando lo hacemos, nos sentimos verdaderamente vivos.

 

 1.- 30 AÑOS

 A esta edad, comienzan los primeros cambios significativos. Empieza a costar bajar de peso. El metabolismo comienza a ir mas lento y la masa muscular, se ablanda o se pierde. La grasa comienza a ganar terreno, si la dejas actuar. 

Con un entrenamiento moderado, podremos equilibrar la balanza.

2.- 40 AÑOS

Los cambios hormonales aparecen en los dos sexos, aunque nos cueste reconocerlo. Se acentúan las barreras de la década anterior. Aquí, sí es necesario el entrenamiento de fuerza.

3.- 50 AÑOS

 Comenzamos a perder la postura original erguida. La grasa se empieza a acumular de forma significativa en las zonas más comunes, como el abdomen y el pecho. Empezamos a sentir la falta de movilidad a la hora de agacharnos o coger algún objeto alto.

4.- 60 AÑOS

 Se acentúan las barreras de la década anterior y a su vez comenzamos con problemas articulares, dolores de espalda, pérdida de flexibilidad notable y equilibrio. 

TODO SE PUEDE ATAJAR

SI NO NOS ABANDONAMOS Y COMENZAMOS CON LOS BUENOS HÁBITOS, TODO ESTO SE PUEDE RETRASAR Y MUCHO.

¿PREFIERES DISFRUTAR DE TU LIBERTAD O ATARTE A TUS LIMITACIONES?

Yo tengo 48 años y he hecho deporte de manera moderada, salvo cuando era pequeño, que me tomaba el deporte como algo serio. Pasé la adolescencia y el trabajo, las obligaciones y otras cosas, hicieron que dejase el deporte de lado.

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR

Hace unos pocos años, la monotonía ya estaba establecida en mi vida. El cansancio de mis 10 horas de trabajo diario, me limitaba para hacer las cosas que me gustaban. También, la pereza sumaba puntos y mi rutina se convirtió en ir de casa al trabajo y del trabajo a casa.

Necesitaba un cambio drástico, algo que me activase. Me estaba convirtiendo en un viejo. Un día, mi mujer me dijo que iba a probar el crossfit, yo no había oído hablar de él en mi vida, pero me animé a probar con ella. Al día siguiente, creí que me había pasado un camión por encima y me dolía todo el cuerpo. Os voy a confesar una cosa, al ver que otros hacían lo que yo hice y estaban enteros como si nada y yo muerto,me dije «seguro que puedo con esto».

No es necesario sufrir de esta manera y menos cuando ya tienes una edad… Si has llegado hasta aquí o eres un amigo que lees porque lo he escrito yo o esperas que te de una formula mágica, pues, ¡ahora te lo cuento!

¿CÓMO SENTIRSE JOVEN A LOS … TENGAS LA EDAD QUE TENGAS?

Hemos hablado de las barreras que nos encontramos con los años y ahora,  te explico cómo saltarlas. El camino no es de rosas, pero tampoco está lleno de espinas. Te lo digo yo, que he subido por la parte más empinada y sin referencias…

Lo primero que tienes que saber es, que la mejor manera de demostrar el movimiento, es andando. Tiene que haber por tu parte un cambio de actitud. Hay que moverse. 

Lo segundo, ser consciente de en qué fase estás. Si al principio, con 30 años o en la fase avanzada, de los 60.

Lo tercero y más importante es que ésta es la carrera definitiva y el único contrincante al que te enfrentas, es a ti mismo.

COMENZAMOS

El cambio de hábitos es fundamental, pero no lo hagas todo de golpe, sería tan radical y duro que no lo vas a soportar y tirarás todo por la borda.

Decídete por un deporte, el que más te guste. Yo te aconsejaría crossfit,  porque para mí es un reto en sí mismo. Es adaptable a cualquiera, tengas lesiones anteriores, enfermedades crónicas o movilidad reducida. Todos los ejercicios se pueden adaptar.

Vete a tu ritmo, márcate unas metas lógicas y reales, y avanza. Realiza deporte en grupo, ayuda a socializar. No todo es sufrir, además,  te anima porque te rodeas de personas que como tú, se niegan a sentirse viejos. Si son más jóvenes mejor, cuando consigas ponerte a su altura, vas a sentir el subidón de tu vida.

No tengas miedo a los ejercicios de fuerza, son fundamentales. Pero no creas que tienes 20 años, avanza poco a poco, para no lesionarte. Piensa que tus ligamentos y músculos, no tienen la misma flexibilidad y pueden romperse mas fácil. Así que, lo más importante que te voy a decir hoy es, ESCUCHA A TU CUERPO.

La alimentación y los malos hábitos se irán corrigiendo por sí solos, ya que querrás mejorar y son un lastre que tu propio cuerpo desechará automáticamente. Yo dejé el tabaco cuando ya llevaba tiempo practicando crossfit. Un lunes, después de un «finde» de copas, noté sus efectos durante el entrenamiento y hasta hoy… 

ESCUCHA A TU CUERPO

La juventud seguramente te van a alcanzar con su fuerza bruta. Su progresión siempre será más rápida que la tuya. Pero, puedes avanzar más rápido si mejoras tu técnica. Hagas lo que hagas, conocer tus limites, esforzarte en mejorar la técnica, te convertirá en más efectivo. Será tu mejor arma. Pregunta a tus coach, a los profesionales de verdad, y que nunca olviden que no tienes 20 años. Nuestra progresión no es más lenta, es diferente. Escúchate, obsérvate, mídete para aumentar la intensidad o el tiempo de tus entrenamientos.

 

NO HAGAS BURRADAS, AVANZA A LA VELOCIDAD QUE TE MARCA TU CUERPO

ANTES Y DESPUES

Aquí, se ve claramente la evolución que he tenido en mi propio cuerpo. No te vendo nada, solo te aconsejo que te muevas, no tengas miedo a hacer lo que te apetezca, mejora tus hábitos y cambia de actitud. El descanso también es fundamental, no lo olvides, pero se descansa por la noche. Toma la costumbre de dormir las horas necesarias para no estar agotado y poder disfrutar del día.

Esto no quita que, de vez en cuando, decidas hacer algún exceso. Te pongo un ejemplo que yo me tomo muy en serio:

«YO COMO PARA ALIMENTARME A DIARIO, PERO DISFRUTO DE LA COMIDA CUANDO LO HAGO EN FAMILIA O AMIGOS»

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies